Blog Dondé Banco

Mejora tu economía familiar ¡Descubre las maneras más fáciles de lograrlo!

Los peores hábitos que ponen en riesgo tu estabilidad económica en México

Los peores hábitos que ponen en riesgo tu estabilidad económica en México

La situación económica en México no pinta nada bien, pues las oportunidades y la escasez de trabajos con sueldos redituables son agujas perdidas en un monstruoso pajar. No obstante, debemos reconocer que los mexicanos cargamos con hábitos terribles que nos hacen gastar en lo que no necesitamos y nos mantienen atados a deudas que se convierten en un infernal ciclo que nunca termina. 

Para recuperar la estabilidad económica en México y avanzar hacia donde intentas llegar, es de vital importancia acabar con los hábitos que te vacían el bolsillo. A continuación listamos a los de peor reputación junto con algunas estrategias para cortar con ellos de tajo.

El uso equivocado de las tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito no son el villano de la historia. Muy por el contrario, tienen muchas bondades, el problema es el mal uso que la gente hace de ellas. En primer lugar está el hecho de que muchos las utilizamos como fueran efectivo mágico que nos permite comprar al momento sin gastar. Eso hace que los límites de crédito se saturen y que al cabo tengamos una deuda enorme que se debe pagar mes a mes. 

En segundo lugar está la costumbre de no abonar a capital. A menos que adquieras una promoción especial a plazos sin intereses, cuando compras con una tarjeta de crédito, la deuda que tomas se debe pagar al mes siguiente para que no se generen intereses, de otro modo te cobrarán durante todo el tiempo que utilices para liquidar. Es preciso entonces que si compras, pagues cuanto antes o al menos abones una cantidad a capital para no ahogarte en intereses y prolongar tu deuda. 

El uso de las tarjetas de crédito de tiendas y supermercados

Si hay algo peor que utilizar de la manera equivocada las tarjetas de crédito de bancos establecidos y otras entidades financieras sólidas, eso tiene que ser utilizar tarjetas de crédito de tiendas y supermercados. Sucede que salvo algunas dignas excepciones, la mayoría de estas no cuentan con promociones sin intereses y por si eso fuera poco, cobran infladísimas cuotas de uso y desde luego de interés que deliberadamente atentan contra tu estabilidad económica en México.

Si quieres una tarjeta de crédito, adquiere una en un banco de confianza y no en una de estas tiendas. Es cierto que los requisitos son mucho más estrictos, pero los beneficios compensan la molestia.

La adquisición de préstamos personales 

Los préstamos personales son otra piedra en el zapato de los mexicanos. Es porque casi sin excepción cobran intereses que doblan o triplican la cantidad de efectivo que otorgan. Como muchos además precisan hacer molestos pagos semanales o quincenales, son una de las razones por las que los bolsillos de las personas se pasan vacíos todo el año. 

Si te ves en un apuro y necesitas de un préstamo en efectivo, busca opciones que no pongan en riesgo tu estabilidad económica. Elige aquellos que cobren el menor interés o ve a una casa de empeño donde te presten el valor de alguna prenda que ya poseas. Así, no te esclavizarás y lo que tendrás que pagar extra será mínimo.

La mala administración de tus entradas

Utilizar más de la mitad de tu sueldo antes de pagar lo básico te meterá en problemas porque  al final hace que termines gastando más de lo que ganas y eso inevitablemente te llevará  la ruina. 

Comienza por pagar tus gastos básicos de vivienda, alimentación, servicios domésticos y transporte y procura hacer un pequeño fondo de ahorro de al menos el 10% de lo que ganas. Luego, si te queda un extra, date un gusto. Si no, hazte fuerte porque siguiendo esta regla podrás hacerlo en lo sucesivo sin afectar tu estabilidad económica. 

La compra de electrónicos nuevos

Gastar en por ejemplo, un teléfono celular lujoso o cualquier otro electrónico nuevo y de última generación que pronto quedará obsoleto no es la mejor opción para invertir tu dinero. Sucede que esos productos tienen valor pero sólo por un tiempo determinado. El beneficio que obtienes por el dinero que pagas por ellos es el de la función que te prestan al utilizarlos hasta que termine su vida útil y nada más.

Si quieres renovar tu teléfono o tu computadora, ve una casa de empeño y compra algo moderno a precio rebajado.

Las inversiones sin beneficio

Las inversiones sin beneficio no son más que gastos porque ponen tu economía en riesgo ganando nada o poco a cambio. Si tienes la inquietud de invertir sobre seguro, hazlo en objetos que no le hagan perder el valor a tu dinero. Prueba adquiriendo metales preciosos como el oro y la plata, que en vez de devaluarse, generan ganancias progresivamente.

Las compras “nulas” perjudican la estabilidad económica en México

Seguramente te sucede que gastas todo el día,  cada semana del mes en cosas aparentemente “pequeñas” como vasos extra grandes de café, cigarros, dulces y una que otra baratija. El problema no es que lo hagas, sino que lo haces asumiendo que no tendrá impacto en tu bolsillo ni a la larga, en tu estabilidad económica. Recuerda que todo eso suma a la balanza y al cabo puede dejar un gran hueco en tu presupuesto. 

Cuida entonces que esos pequeños gastos no se salgan de control y nunca los consideres “nulos”, ya que los gastos nunca lo son, por insignificantes que parezcan. Una vez que tomes las riendas de ellos serás capaz de empezar a ahorrar o de darte un gusto mayor que realmente valga la pena.

 

 

Siempre cerca de ti

  • Acércate a nosotros de la forma que quieras, tenemos muchas opciones.

    Contáctanos

  • Encuentra la sucursal más cercana a ti, son más de 300.

    Búscala

  • Queremos escucharte, tu experiencia nos ayuda a mejorar.

    Sugiérenos

Consulta los Costos y las Comisiones de nuestros productos